REHABILITACIÓN CON COMPRESAS TÉRMICAS

Al ser calentados los tejidos ceden mucho más fácilmente al estiramiento. La forma de obtener mayor resultado es combinar la aplicación de calor con el estiramiento estable y prolongado.

Respuestas positivas fisiológicas a la aplicación de calor terapéutico con compresas térmicas:

  • Alivia el dolor.
  • Disminuye el espasmo muscular y colabora con la re-absorción de infiltrados inflamatorios, edema y exudados.
  • Se emplea en la terapéutica contra el cáncer.
  • Aumento de la circulación sanguínea y linfática.
  • Aumenta la flexibilidad del tejido colágeno, por lo cual disminuye la rigidez articular.

A su ves el uso de calor hace que se produzca una relajación en el caso de espasmos musculares observado clínicamente luego de la aplicación de calor.

La aplicación de calor en la zona abdominal se manifiesta en una disminución de la peristalsis y constituye la base del alivio de los cólicos gastrointestinales. Se relaja la musculatura lisa del útero, lo que a su vez reduce los cólicos menstruales.

INDICACIONES DE LAS BOLSAS Y COMPRESAS CALIENTES:

  • Reducción del espasmo muscular
  • Apoyo a la kinesiología y el masaje, por disminuir la resistencia al estiramiento de los tejidos
  • Analgesia en puntos hipersensibles como en la fibromialgia.
  • Aplicando calor superficial sobre el abdomen se obtiene reducción de molestias gastrointestinales y reducción de la acidez gástrica.